miércoles, 21 de mayo de 2014

Breve (pero asombrosa) historia de la Existencia

Siempre digo que me apasiona la historia, como el estudio del ser humano, de su huella en el tiempo y en el espacio. Si bien por lo general la historia se tiende a relacionar con el ser humano. Pues bien, a pesar de que es la historia humana la que me apasiona, hay otro tipo de historia que no me apasiona, sino que incluso llega a abrumarme hasta el punto de incomodarme. Hablo de la historia universal, o como yo la llamo, la historia de la existencia.
¿A que me refiero? Me refiero a la cronología de gran escala, más allá del ser humano, de las naciones, de la tierra y de toda forma de vida. Una historia donde los seres vivos no son más que fruto de mil variables y que se remonta a los extremos desde el comienzo de lo que existe, existió o existirá. 

Y en efecto, a veces en mis ratos libres, me da por abrumar mi mente y ratificar que, en efecto, no somos más un segundo más en la infinidad.

(El siguiente texto está redactado y traducido a partir de una exposición para la web, TED: Ideas Worth Spreading)
TED2014_DD_DSC_2082
Brian Greene. Photo: James Duncan Davidson
Hoy en día el universo tiene 13.800.000.000 años, una cifra que puede ser difícil de abarcar, de interpretar o siquiera imaginar. Por lo tanto, como ya diría Carl Sagan, estudiemos la historia del universo con una metáfora que el acuñó. El calendario. Trescientos sesenta y cinco días para representar catorce mil millones de años.

 -1 de Enero. El universo nace en cuestión de un suspiro a partir del Big Bang.

 -12 de Mayo. Aparece la Vía Láctea, nuestra galaxia.

 -2 de Septiembre. La tierra se forma.

 -31 de Diciembre.
     -23:40. El ser humano evoluciona a partir de simios.
     -23:44. Domesticamos el fuego.
     -23:58. Las primeras muestras de arte rupestre aparecen.
     -23:59:49. Aparece la escritura. Por lo tanto, toda nuestra historia dura diez segundos.
    - 23:59:58. Renacimiento, siglo XV.
     -23:59:59. Nace la ciencia moderna, lo que nos permite desarrollar ideas, como ésta metáfora sobre la historia universal.
TED2014_DD_DSC_3709
Brian Greene. Photo: James Duncan Davidson
El Futuro
Ahora bien, más o menos conocemos el pasado del universo y la escala temporal existente. Pero si tornamos nuestra visto al futuro, la cosa se complica, y puede pasar de ser sorprendente a... intrigante.

En el caso del futuro, podemos hacer predicciones. Y para ello podemos usar una metáfora nueva para expresarlo. Imaginemos el Empire State Building. Imaginad sus más de 100 plantas. Ahora imaginad que cada planta representa 10 veces el tiempo que representa la anterior.

En otras palabras, la planta 1 representa 1 año. La planta 2, 10 años. Las 3, 100 años. La 4, 1.000 años. La planta 16, 1.000.000.000.000.000 años. 

¿Entendido?

Pues tened en cuenta, que si empezamos desde la Planta 1 (Big Bang), sólo tendríamos que subir hasta la Planta 10 para llegar al presente. ¿Y qué nos espera más allá de la décima planta? 

Pues... fuego... y oscuridad.

 -En la Planta 11, el sol se convierte en una estrella roja que absorberá los planetas interiores del Sistema Solar, posiblemente a la Tierra también.

 -En la Planta 12, las galaxias serán desplazadas debido a la expansión constante del universo hasta el punto que la Vía Láctea quedará sumida en la oscuridad.

 -En la Planta 14, el combustible de las estrellas se acabará, y no producirán más luz. 

 -En la Planta 20, si no hubiese sido absorbida ya; la Tierra derivará a lo que antaño conoceríamos como nuestro Sol.

 -En la Planta 30, cualquier estrella restante será arrastrada al centro de cada galaxia, donde gigantescos agujeros negros habrán aparecido.

 -En la Planta 37, los protones se desintegrarán.

 -Entre la Planta 68 y el último piso, agujeros negros anegarán el universo, evaporando y vomitando un baño de partículas sobre un cosmos cada vez más inmenso y más frío.


Entonces, ¿qué nos espera? ¿qué le espera al universo? ¿qué le espera a la vida? Esas son preguntas a las que probablemente nadie podrá jamás dar respuesta. Con lo cual, al ser humano sólo le queda disfrutar del breve (pero asombroso) tiempo que el universo le ha regalado, en la inmensidad de la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario