viernes, 7 de junio de 2013

Rima XII

Porque son, niña, tus ojos
verdes como el mar te quejas;
verdes los tienen las náyades,
verdes los tuvo Minerva,
y verdes son las pupilas
de las hurís del Profeta.


Gustavo Adolfo Bécquer 

No hay comentarios:

Publicar un comentario